Escudo del Foro

 Foro de Seguridad
  Foro de Profesionales Latinoamericanos de Seguridad
< Anterior

Siguiente >.

 

  Inicio > Artículos > RRHH 6327
   

 

 

 Inicio 

 El Foro

 Noticias

 Capacitación

 Biblioteca

 Eventos

 

 Site Map

 Contacto

El liderazgo es asunto de todos

Cualquiera de nosotros puede ser un lider


Por Teresa Genesin

 

 

“Cualquier persona, de cualquier edad y en cualesquiera circunstancias, puede transformarse a sí misma, si quiere. Convertirse en el tipo de persona que es un líder, es el acto supremo de la voluntad libre, y si usted tiene la voluntad, encontrará el camino.” (Warren Bennis)


En los últimos treinta años fue cambiando la manera de entender el ejercicio del liderazgo. Antes, si alguien hubiese preguntado quién es un líder, le habrían respondido: -¿Líder? ¡Existen pocos en el mundo! Son seres privilegiados, que nacieron tocados por los hados que le concedieron el don de liderar. Se los asociaba a los personajes que ejercían altos cargos en el estado, la iglesia o el ejército. Se pensaba en personas que estaban fuera del alcance cotidiano. Se encontraban alejados del resto de los simples mortales. El aislamiento en las comunicaciones engrandecía aún más las figuras que se convertían en mitos. Y la mayoría sumisa, poco o nada informada, “se dejaba liderar” por “el que tenía el saber”.


Evolución del concepto de liderazgo en relación al poder

En los últimos treinta años, como dijimos, estudiosos de la conducta aportaron otras miradas a las teorías del liderazgo. Y también revisaron las teorías referidas al poder, porque liderazgo y poder van de la mano.


Foucault y el poder
Uno de los grandes pensadores que aportó varias herramientas intelectuales en el tratamiento del poder, fue Michel Foucault. Según este intelectual, “la condición de posibilidad del poder, en todo caso el poder de verdad que permite volver inteligible su ejercicio no debe ser buscado en la existencia primera de un punto central, en un foco único de soberanía del cual irradiarían formas derivadas y descendientes. El poder es omnipresente no porque tenga el privilegio de reagruparlo todo bajo su invencible unidad, sino porque se está produciendo a cada instante, en todos los puntos o más bien en toda relación de un punto con otro. El poder está en todas partes; no es una institución, no es una estructura, no es cierta potencia de la que algunos estarían dotados, es el nombre que se presta a una situación estratégica compleja en una sociedad dada”.

Según Kouzes y Posner, en el mundo informático de la actualidad, la nueva relación se describe como cliente-servidor en lugar de amo-esclavo. El poder ha pasado a manos del pueblo: los clientes. Con tan fácil acceso a la información, el poder se ha desplazado de aquellos con títulos a aquellos con la tecnología y las capacidades para usarlos. Más que ninguna otra fuerza, este desplazamiento de las jerarquías y el movimiento que, en las organizaciones, ha corrido el centro de gravedad del jefe poderoso a las personas acreditadas. ¿Cómo se lidera, se preguntan Kouzes y Posner, en un mundo de clientes-servidores, cuando las denominadas técnicas modernas de management fueron diseñadas para manejar un mundo de amos-esclavos?

Entonces, la pregunta sería: ¿cómo se lidera en un mundo intercomunicado?

Como ya dijimos, el liderazgo y el poder van juntos. Foucault ayudó a pensar el poder de manera diferente. Otros profesionales, nos ayudan a pensar el liderazgo como una temática menos distante de las personas y más cerca de sus avatares cotidianos.
En la actualidad los que capacitamos en la temática del liderazgo insistimos en que el liderazgo puede aprenderse. Porque el liderazgo requiere de habilidades que implican entrenamiento más que carisma; voluntad y deseo de aprender más que haber sido tocado con la varita mágica.

Entonces, podemos decir que el líder se entrena. ¿Para qué? Para influir en los demás. ¿Y qué ocurre con las personas que reciben esa influencia? Lo siguen por propia voluntad. Por convicción. No por imposición. Porque les despierta ganas de hacerlo. Por su propio deseo.

Por eso hoy entendemos que el líder cumple una función relacional: al influir en los demás logra seguidores, y éstos lo siguen por propia voluntad. Sin seguidores no hay líder. Como la palabra “seguidores” puede causar cierto escozor, Kouzes y Posner prefieren hablar de “poderdantes”.

La idea de que la capacidad de conducción no puede aprenderse es un impedimento mucho más poderoso del desarrollo que la naturaleza misma del liderazgo. Si existe una lección que puede extraerse de todos los casos que hemos reunido es ésta: el liderazgo es asunto de todos.


Gerentes versus líderes

En su brillante libro On Becoming a Leader, Warren Bennis asegura que los líderes “dominan el contexto” en lugar de someterse a él, y establece las siguientes diferencias entre managers y líderes:

- El manager administra; el líder innova.
- El manager es una copia; el líder es original.
- El manager se concentra en los sistemas y las estructuras; el líder se concentra en la gente.
- El manager se centra en el control; el líder inspira confianza.
- El manager tiene una visión de corto plazo; el líder, una perspectiva a largo plazo.
- El manager formula la pregunta cómo; el líder, qué y por qué.
- El manager dirige su mirada a la línea de base; el líder, al horizonte.
- El manager imita; el líder crea.
- El manager acepta el statu quo; el líder lo desafía.
- El manager es el clásico buen soldado; el líder es él mismo.
- El manager hace las cosas bien; el líder hace lo correcto (Bennis, 1989).

Podemos agregar que a los gerentes se les designa. Su capacidad para influir se basa en la autoridad formal inherente a sus posiciones. En cambio, los líderes pueden designarse o surgir del grupo. Los líderes pueden influir en otros para que se desempeñen más allá de las acciones dictadas por la autoridad formal. No necesariamente todos los líderes son gerentes. Porque no necesariamente todos los líderes tienen o quieren adquirir las capacidades o las habilidades en otras funciones gerenciales y por tanto, no todos deben ocupar puestos gerenciales.

¿Todos los gerentes deben ser líderes? Esta pregunta genera discusión entre los autores.
Para Robbins todos los gerentes idealmente deberían ser líderes. Para Nanus un buen gerente puede ser un gran líder al mismo tiempo. Pero, aclara que las tareas y las funciones de los líderes son diferentes de las de los managers, como también lo son sus perspectivas, aptitudes, evaluaciones del éxito y funciones dentro de la organización. (Nanus, 1992).


¿Qué espera la gente del siglo XXI de la persona del líder?

En primer lugar, HONESTIDAD. En esto coinciden personas de las más diversas extracciones sociales y culturales. Esta cualidad despierta espontáneamente adhesión. Si se la combina con innovación, progreso y competencia, genera admiración en la persona del líder y deseos de seguirlo.

Y nosotros, ¿qué esperamos de nuestros líderes? ¿En quiénes pensamos cuando pensamos en líderes?
Quizá nuestra sociedad pueda aceptar el desafío de construir, desde sus entrañas, personas que reflejen en el ejercicio cotidiano de su liderazgo, los valores que queremos nos representen como sociedad.

 


Teresa Genesin es especialista en Recursos Humanos, Profesora universitaria de Grado y Postgrado, especialista en capacitación de directivos y conferencista y autora de numerosas contribuciones en su especialidad. ( http://www.forodeseguridad.com/expertos/genesin.htm )

 

 

 

Ver más artículos sobre temas de recursos humanos

http://www.forodeseguridad.com/artic/rrhh.htm

 

 

 

Usted está en http://www.forodeseguridad.com/artic/rrhh/rrhh_6327.htm

Incorpórese a este Foro profesional •  Capacítese en seguridad  •  Reciba gratis nuestro Boletín