Escudo del Foro

 Foro de Seguridad
  Foro de Profesionales Latinoamericanos de Seguridad
< Anterior

Siguiente >.

InicioArtículos > Reflexión > 8164

 

 

 

 Inicio 

 El Foro

 Noticias

 Capacitación

 Biblioteca

 Eventos

 

 Site Map

 Contacto

Narcobancos: La conexión bancaria de la droga
El 97.4% del dinero de la droga colombiana se la quedan los bancos

 

 

 

Empresas y entidades bancarias como American Express, Western Union, Citygroup, Bank of America o Wells Fargo están siendo cuestionadas por emplear la táctica de pagar multas mientras siguen lavando dinero procedente de la droga.

La investigación más extensa hasta la fecha ha confirmado la intuición popular de que el negocio de la droga recae fundamentalmente en los países que consumen sustancias como la cocaína, más que en los países que las producen.

¿Por qué nunca o casi nunca se detienen capos en USA? ¿Acaso los narcotraficantes mexicanos y colombianos dominan a sus anchas uno de los negocios más jugosos del planeta?
La repuesta parece ser que los capos de países consumidores como USA son los bancos que lavan el dinero y las autoridades que permiten que florezca el narcotráfico.

El diario británico The Guardian reporta sobre el estudio "Anti-Drugs Policies In Colombia: Successes, Failures And Wrong Turns", realizado por Alejandro Gaviria y Daniel Mejía, al parecer el más completo hasta la fecha en lo que se refiere al análisis de los mecanismo financieros que operan en el tráfico de drogas, específicamente la cocaína colombiana.

El estudio revela que sólo el 2.6% del valor que genera la cocaína producida en Colombia permanece en ese país, mientras que el restante 97.4% es capitalizado por sindicatos criminales y bancos que lavan el dinero en países consumidores de primer mundo.

Est minúsculo derrame económico contrasta con la gran cantidad de violencia que se genera en los países donde se produce la droga - y donde se centra la guerra contra la droga. Gaviria, uno de los autores, hace una provocadora analogía: "que pensarían los estadounidenses si los índices de homicidios se dispararan en Seattle porque el consumo y el negocio de la cocaína estuviera migrado a Canadá".

Se calcula que la cocaína colombiana es un negocio de US$ 300 mil millones al año, de los cuales sólo 7.8 mil millones se quedan en Colombia.

"Si los países como Colombia se beneficiaran económicamente del tráfico de drogas, habría un cierto sentido en todo esto. Sin embargo, hemos pagado el precio de las ganancias de otros –Colombia recientemente, y ahora México", recalcó Gaviria.

Daniel Mejía añade que existe una gran diferencia entre la regulación en los bancos colombianos y los bancos en países como USA, donde no se investiga el lavado de dinero con el mismo escrutinio.

"Todo el sistema operado por las autoridades en las naciones consumidoras está basado en ir detrás del pequeño productor, el más débil en la cadena y nunca detrás del gran negocio y de los sistemas financieros donde están las grandes cantidades de dinero... Es tabú perseguir a los grandes bancos. Es suicidio político en este clima económico porque las cantidades de dinero reciclado son tan altas".

Hace dos años se inició una investigación al banco Wachovia (ahora Wells Fargo) por lavar US$ 380 millones del narco mexicano. El banco admitió haber transferido 110 millones de dólares de México a USA y no monitorear US$ 380 millones. Dos años después el banco ha sido absuelto y nadie ha ido a la cárcel. Esta es la imperante impunidad de estas instituciones que son "demasiado grandes para caer".

Narcobancos

En múltiples casos fiscalizados durante los últimos años, bancos y empresas financieras estadunidenses, entre ellos Wells Fargo, Bank of America, Citigroup, American Express y Western Unión, han confesado no haber cumplido con leyes y regulaciones federales para controlar el lavado de dinero al participar en las trasferencias de millones de dólares en fondos ilícitos provenientes del narcotráfico mexicano.

Ese el caso de Wachovia Corp. antes el sexto banco del país, comprado por Wells Fargo en 2008, y que ahora, fusionado con él es el banco con más sucursales en USA. Wells Fargo admitió ante un tribunal que Wachovia no vigiló ni informó sobre actividades sospechosas de lavado de dinero por narcotraficantes, incluyendo fondos para la compra de por lo menos cuatro aviones en USA portaron un total de 22 toneladas de cocaína. El otro banco involucrado en la transferencia de fondos, con los cuales se compró uno de estos aviones -un DC-9 que subsecuentemente fue confiscado en México con toneladas de cocaína- fue Bank of America, reportó Bloomberg News.

Todo esto se reveló en un acuerdo judicial del banco con fiscales federales, en marzo de 2010. En los documentos oficiales judiciales del caso, Wachovia admitió que no hizo lo suficiente para detectar fondos ilícitos en su manejo de más de US$ 378.4 mil millones en sus negocios con casas de cambio mexicanas entre mayo de 2004 y mayo de 2007.

De este total, Wachovia procesó por lo menos 373.6 mil millones en transferencias electrónicas, más 4.7 mil millones en traslados de efectivo, y otros 47 millones en depósitos de cheques internacionales. No todos estos fondos están vinculados con el narcotráfico, pero, según las investigaciones del Departamento de Justicia, miles de millones no fueron sujetos a la vigilancia ordenada por la ley, y cientos de millones de dólares de estos fondos sí han sido ligados directamente con el narcotráfico.

Por el volumen total de fondos que no fueron sujetos a la vigilancia antilavado de dinero, el caso de Wachovia resulta ser la violación más grande de la Ley de Secreto Bancario en la historia. Esa ley obliga a los bancos a reportar a las autoridades toda transferencia de fondos en efectivo mayor de US$ 10 mil, así como informar sobre toda actividad sospechosa de lavado de dinero.

El fiscal federal en el caso, Jeffrey Sloman, declaró en 2010, al anunciar el acuerdo con Wells Fargo: "la flagrante desatención de nuestras leyes bancarias por Wachovia otorgó una virtual carta blanca a los cárteles internacionales de cocaína para financiar sus operaciones al lavar por lo menos US$ 110 millones en ganancias de la droga".

No es que nadie se haya fijado. El propio banco admitió ante el tribunal que ya desde 2004 Wachovia reconoció el riesgo, pero a pesar de las advertencias permaneció en el negocio, según los documentos judiciales oficiales del caso revisados por La Jornada.

Ese negocio era el manejo y traslado de fondos de por lo menos 22 casas de cambio en México que tenían cuentas con Wachovia. Un ejemplo citado en los documentos es el de la Casa de Cambio Puebla SA, cuyos gerentes crearon empresas ficticias para los cárteles y, según el Departamento de Justicia, lograron blanquear unos 720 millones a través de bancos estadunidenses.

De hecho, fue el asunto de la Casa de Cambio Puebla el que detonó esta investigación de las autoridades federales. Desde 2005 ya estaban bajo investigación ciertas transferencias electrónicas de fondos a cuentas de Wachovia, en sus sucursales en Miami, desde México por casas de cambio, y estos fondos se utilizaban para comprar aviones destinados al narcotráfico, informan los documentos judiciales del caso.

Por otro lado, durante ese periodo el director de la unidad antilavado de dinero de Wachovia en Londres, Martin Woods, sospechaba que narcotraficantes utilizaban al banco para mover fondos. Informó a sus jefes, quienes le ordenaron dejar el asunto, y por ello renunció a su puesto, reportó Bloomberg. Woods le dijo al servicio de noticias que "es el lavado de dinero de los cárteles por los bancos lo que financia la tragedia.... Si uno no ve la correlación entre el lavado de dinero por los bancos y las miles de personas asesinadas en México, no entiende el punto".

Después de ser acusado de violar la ley, Wells Fargo, ahora dueño de Wachovia, se comprometió en un tribunal federal de Miami a reformar sus sistemas de vigilancia. Pagó 160 millones en multas, y si cumple con su promesa las autoridades federales desecharán los cargos contra el banco en marzo de 2011.

Esta práctica es común en estos casos y se llama acuerdo de fiscalización diferida, por el cual un banco paga una multa, coopera con la investigación y se compromete a no violar la ley otra vez.

(NE: ¿Cumplirán con este compromiso?)
 

 

Tomado de www.urgente24.com  . Gracias!

 

 

 

 

 

Usted está en http://www.forodeseguridad.com/artic/reflex/8164.htm

Mapa del sitio   •  Cursos y Congresos  •   Noticias  •  Links  • Conozca este Foro  

 < Anterior

Siguiente >