Escudo del Foro

 Foro de Seguridad
  Foro de Profesionales Latinoamericanos de Seguridad
 < Anterior

Siguiente >.

 

   Inicio Artículos >  Humor > 1013
   

 

 

 Inicio 

 El Foro

 Noticias

 Capacitación

 Biblioteca

 Eventos

 Instituciones 

 

 Site Map

 Contacto

 

 

Un chiste de insectos: La cucaracha

La próxima vez que vea una cucaracha, piénselo dos veces!


 
Hace como 200 años, un beduino que transitaba por un desierto al que conocía como la palma de su mano, bajo el ardiente sol vio algo moverse lentamente sobre la arena. 

Detuvo su camello, y se bajó a ver que era lo que llamaba su atención. Descubrió que sólo se trataba de una cucaracha que intentaba desesperadamente llegar hasta la sombra de una piedra para protegerse del infernal calor.

Tanta molestia me he tomado por una mísera cucaracha, pensó. 
Su primera intención fue pisarla y seguir su camino, pero cuando dirigía su pié hacia la cucaracha con tal fin, un pensamiento divino cruzo por su mente:

Si Alá quiso que yo advirtiera en este inmenso desierto a este miserable e insignificante ser, será alguna señal que hoy no puedo entender.

Entonces, en lugar de aplastar la cucaracha, se agachó, extrajo de entre sus ropas su cimitarra, y con la filosa hoja la levanto suavemente y la colocó a la sombra de la piedra que la cucaracha pugnaba por alcanzar.

La cucaracha, lejos de entender qué había pasado, corrió asustada y se escondió bajo la piedra. El beduino guardó su arma, miró hacia el ardiente sol, subió a su camello y se marchó.

La cucaracha permaneció escondida varias horas. Todavía sentía miedo de esa monstruosa aparición que había, según su primitivo pensamiento, tratado de matarla.

Cuando el sol estaba cerca del horizonte, muy lentamente comenzó a salir de debajo de la piedra. Miraba muy atentamente a su alrededor, buscando a esa figura enorme que la había asustado tanto.

Tan atenta estaba buscando en el horizonte al beduino, que ni siquiera se dio cuenta cuando la iguana que estaba sobre la piedra se abalanzó sobre ella y se la comió.

La iguana se sintió contenta de haber comido algo aunque fuera muy pequeño en ese día. En el desierto escaseaba el alimento y todo lo que se encontraba para comer era bienvenido. Se recostó sobre la piedra para hacer la digestión, más por costumbre que por necesidad. Lentamente cerró sus ojos y entró en un letargo placentero.

Así estaba, cuando las garras de un halcón se clavaron en su cuerpo, y mientras trataba de escapar de su captar, veía como el suelo se alejaba debajo de ella. Poco a poco fue perdiendo la conciencia.

El halcón completó su carnívoro ritual, y batiendo las alas en forma triunfal saboreó hasta el último bocado de su presa. Luego, levantó vuelo en busca de otra nueva víctima.

Recostado en una palmera, Abdul pensó que había sido muy afortunado en hallar el oasis, pero que si no encontraba algo para comer, no tendría fuerzas suficientes para cruzar el último tramo del desierto que lo separaba de su pueblo. 
Le pidió a Alá que lo ayudara a llegar a su casa, donde sus padres lo esperaban ansiosos. Además su prometida lo estaba esperando para formar un hogar.

Estaba en medio de su ruego cuando la figura de un ave pasó lentamente sobre él, volando en círculos. Tomó su arma, apuntó y disparó. El halcón no llegó a entender que era ese lacerante dolor en su pecho. Sólo se dio cuenta que algo había pasado tras el estruendo y que caía sin remedio.

Abdul recogió su presa, hizo un fuego y la cocinó. Comió todo lo que pudo, y al anochecer emprendió la aventura de tratar de llegar a su pueblo.

Luego de dos días interminables llegó a su casa. Se abrazó a sus padres y salió corriendo al encuentro de su amada. La abrazó largamente, como se abrazan aquellos que han corrido el peligro de no verse más.

Se amaron en la oscuridad, se mimaron y desde ese día nunca más se separaron hasta el fin de sus días.

En el medio, tuvieron tres hijos varones y dos hermosas hijas mujeres, que les llenaron la vejez con las travesuras de los nietos.

Esta historia tiene un final feliz. Si esperabas otra cosa es porque las costumbres modernas hacen que las buenas noticias no sean noticia, y que las historias felices pasen desapercibidas.


Ah! Casi me olvido: La descendencia de Abdul fue muy prolífica y exitosa.

 
Tanto que un tataranieto suyo, llamado .......... , llegó a ser presidente de un lejano país del continente sudamericano.

 

MORALEJA:  La próxima vez que veas una cucaracha, PISALA!!!
 


 

NR: En la línea de puntos, coloque el nombre del Presidente de su agrado.
¡Pocos se salvan!


 

 

 

Vea más artículos de humor en

 http://www.forodeseguridad.com/artic/humor.htm

 

 

Usted está en http://www.forodeseguridad.com/artic/humor/hum_1013.htm

Incorpórese a este Foro profesional •  Capacítese en seguridad  •  Reciba gratis nuestro Boletín