Escudo del Foro

 Foro de Seguridad

  Foro de Profesionales Latinoamericanos de Seguridad

< Anterior

Siguiente >.

  

  InicioArtículos > Disciplinas > 4148

 

 

 Inicio 

 El Foro

 Noticias

 Capacitación

 Biblioteca

 Eventos

 Instituciones

 

 Site Map

 Contacto

El crimen perfecto no existe

Lo que existen son las investigaciones imperfectas

Por Eloy Emiliano Torales

 

 

 

Los crímenes ocurren en un determinado lugar y a una hora precisa, y poseen características que los hacen únicos. Y, así como alguien se encarga de cometerlos, hay quienes dedican sus vidas a esclarecerlos.

El licenciado Eloy Emiliano Torales es experto en Ciencias Penales y en Criminología. Además, es autor del manual de procedimiento para la preservación del lugar del hecho y la escena del crimen del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación.

El funcionario explicó que “es muy importante preservar la escena del crimen, porque allí se van a encontrar los elementos, rastros e indicios que determinan la existencia del delito y la identidad del autor”.
 


Evidencia, divino tesoro

Según el especialista, “cuando se comete un delito, el autor del mismo deja cosas de él y se lleva cosas del lugar”. Esas “cosas” no son otras que las viejas y conocidas evidencias. “Las evidencias son las que te relacionan al hecho delictivo, lo que te va a decir que estuviste en el momento de la comisión del delito”, agrega el experimentado analista.

Los asesinos operan por diversas motivaciones. Rencores ocultos, cuentas pendientes o encargo son algunas de las modalidades que pueden vincular a un sujeto a un asesinato. Por esto, el autor material del hecho siempre busca entorpecer el esclarecimiento de la empresa criminal.

“El asesino siempre busca destruir las evidencias que dejó, pero desconoce por completo lo que nosotros indagamos. Nunca va a terminar de destruir todas las evidencias. Quizás, puede borrar las impresiones digitales, pero puede no darse cuenta de que dejó un pelo o una pisada”, reconoció Torales.

Asimismo, a la hora de contaminar la escena del crimen, no todo es patrimonio del atacante. Por ello, el especialista indicó que “los vecinos, en su afán de ayudar, remueven el cadáver, patean las balas y descargan las armas para que nadie se lastime”, entre otras actitudes que perjudican la investigación.
 


Hay amores que matan

Con respecto a los patrones más comunes que se encuentran a la hora de analizar un hecho de sangre, Torales señaló que “son muy frecuentes los homicidios sentimentales. Ahí, se destacan la agresividad y cierta compasión. Muchas veces, encontramos mujeres asesinadas en sus casas, totalmente desnudas luego de haber tenido relaciones sexuales. Pero que, después del hecho, son tapadas porque a quien las mató le da vergüenza que las descubran desnudas”.

El investigador explicó que, bajo las sábanas, se oculta “que la persona era conocida de la víctima, que había un sentimiento, que había algo entre ellos”.

Por otro lado, cuando los peritos enfrentan un cadáver descuartizado, buscan develar los conocimientos que puede tener el asesino en el manejo del cuchillo. Es diferente cómo un carnicero descuartiza un cadáver a cómo lo haría un cirujano, detalló Torales, mostrándose apasionado en su explicación.

El área de trabajo, “primero, se protege mediante el perimetrado. Después, viene el aseguramiento: la descripción escrita, las fotografías, las filmaciones, los croquis y la planimetría; esa es la fijación de la evidencia. Posteriormente, esa evidencia se levanta, se embala, se remite a laboratorio, se analiza y se lleva a juicio”.

El rumor popular indica que el crimen perfecto es aquel que nunca se descubre.

Pero el experto, fiel a sus principios de sabueso, afirmó que “el crimen perfecto no existe, lo que existen son las investigaciones imperfectas”.

 

 

 

Vea los antecedentes del Prof. Eloy Torales en http://www.forodeseguridad.com/expertos/torales.htm

 .

Usted está en   http://www.forodeseguridad.com/artic/discipl/4148.htm

Incorpórese a este Foro profesional •  Capacítese en seguridad  •  Reciba gratis nuestro Boletín